El catamarán Energy Observer, conocido como el primer barco verde del mundo, ha empezado este fin de semana un viaje de seis años alrededor del mundo, con el fin demostrar su autosostenibilidad a base de exclusivamente energía limpia. En su navegación por todo el mundo, el catamarán verde hará 101 pardas en 50 países.

La gran mayoría de los barcos modernos están equipados con motores de combustión interna para operar con diferentes tipos de combustibles, principalmente el combustible búnker. Algunos países, sin embargo, empiezan a considerar la posibilidad de convertir sus embarcaciones a combustibles alternativos, incluyendo biocombustibles como el gas natural.

El techo de la embarcación de 30.5 metros está cubierto con paneles solares y turbinas de viento, que servirán para impulsar su viaje.Durante el día, Energy Observer depende del sol o del viento, y por la noche utiliza reservorios de hidrógeno que él mismo produce a través de la electrólisis del agua de mar.

Fue diseñado originalmente en 1983 y tuvo una carrera exitosa en las competencias de vela en mar abierto, antes de que los capitanes y un instituto de ­investigación francés lo c­onvirtieran en el actual proyecto.

El grupo que viaja en el barco es liderado por Victorien Erussard, un excorredor de alta mar; y Jérôme Delafosse, un explorador naval y líder de la expedición, quienes esperan explorar el océano sin dejar un rastro de polución, así como que la embarcación sirva como modelo para futuras redes de energía sin emisiones.

Hay otras iniciativas en paralelo que se desarrollan con el fin de lograr energías verdes eficientes en el transporte marino. En octubre del año pasado, Royal Caribbean Cruises anunció estar desarrollando una nueva clase de cruceros llamados Icon, cuya característica principal era que podían ser propulsados por gas natural licuado y pilas de combustible. Se espera que la primera de estas nave esté listas para mediados de 2022, y la segunda, a mediados del 2024. Por aire, otra opción de energía alternativa la trajo Solar Impulse, que impulsada solo por energía solar consiguió darle la vuelta al mundo.

Fuente: Gestión, RPP.